Ir al contenido principal

La petrolífera Pemex, causante de un ‘ecocidio’ en el sur de México


■ Los pescadores locales indican que no es la primera vez que Pemex causa este tipo de problema y como es usual, se excusa en actos vandálicos y no a sus instalaciones inadecuadas sin mantenimiento. 

Un derrame de petróleo de Petróleos Mexicanos, Pemex, la mayor empresa del país latinoamericano, ha ocasionado la evacuación de 300 familias que habitan la zona aledaña al arroyo Tepeyac en Nachital, Veracruz, en México. El vertido además provocó lo que se ha llamado un ecocidio: la muerte de decenas de tortugas, peces y aves a lo largo de siete kilómetros de distancia de este río.

El derrame tuvo lugar el pasado viernes y alcanzó el río Caotazacoalcos, afectando a los pescadores de la zona que ya sufrían la carencia del pescado, y a causa de los hidrocarburos han tenido que abandonar su medio de subsistencia, y ahora reclaman que su trabajo se verá mermado por el incidente, pues no podrán pescar ni vender producto. "De por sí ya no hay pescado y ahora el poco que agarremos la gente no lo va querer porque pensarán que está contaminado", contó Manuel Rodríguez Río, presidente de la Sociedad Cooperativa de Pescadores Gavilán del Río Coatzacoalcos, según informa la prensa local.

Los pescadores locales indican que no es la primera vez que Pemex causa este tipo de problema y como es usual, se excusa en actos vandálicos y no a sus instalaciones inadecuadas sin mantenimiento. 

Las aves que no han muerto, agonizan lentamente pues se alimentan con pescados contaminados con gasolina; las garzas y los zopilotes también están amenazados pues comen la carroña que huelen a lo lejos. Esta marea negra también afecta de forma directa a la salud humana de los habitantes de Nachital: su olor causa dolor de cabeza y náuseas a los ciudadanos, que han sido transferidos a albergues debido al intenso olor.

Hasta el momento, las autoridades locales señalan que Pemex no ha actuado con la velocidad para controlar el derrame del petróleo en el río. Por ahora, las únicas medidas han sido verter espuma y otros aditamentos para evitar la salida del crudo que claro, no han sido suficientes para controlar la crisis.

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma