Ir al contenido principal

Subestimar los beneficios “ocultos” de los ríos amenaza el desarrollo sostenible

Niños jugando en el agua, en Bueng Khong Long, Tailandia. 
© Kelsey Hartman / WWF-Greater Mekong
close

Mientras graves sequías e inundaciones asolan muchos países de todo el planeta, un informe de WWF publicado al inicio de la Semana Mundial del Agua en Estocolmo destaca la capacidad de unos ríos vivos y en buen estado de salud para mitigar estos desastres naturales, pero advierte de que sus grandes beneficios podrían perderse si seguimos tratando a estos vitales ecosistemas como meras fuentes de agua y energía.

El informe de WWF, "Valorar los ríos", advierte de que el enfoque tradicional de gestión de los ríos, en el que son tratados como meras cañerías, pone en peligro importantes beneficios para la sociedad, como la pesca de agua dulce, la protección de inundaciones para las ciudades, o los flujos de sedimentos que mantienen los grandes deltas del planeta en pie frente a la subida del nivel del mar.

El informe explica que ese enfoque tradicional cortoplacista ya ha causado importantes pérdidas económicas en todo el planeta y podría originar muchas más pérdidas en el futuro, en un mundo cada vez más vulnerable ante el cambio climático. El 19% del PIB global se concentra en cuencas con un riesgo hídrico alto o muy alto, mientras la mayoría de los grandes deltas del planeta –el Ganges, el Indo, el Mekong, el Nilo o el Yangtze- están siendo inundados por el mar.

"Las pesquerías de agua dulce que se agotan o los deltas que desaparecen son tan sólo dos ejemplos de los daños colaterales que causamos al no valorar los ríos y todos los beneficios que nos ofrecen, más allá del agua que baja por ellos", dice el líder de la Práctica de Aguas de WWF Internacional, Stuart Orr. "Necesitamos cambiar urgentemente el modo en que valoramos y gestionamos nuestros ríos, o pondremos en peligro las economías y los esfuerzos mundiales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU". 

Algunos de los beneficios destacados de los ríos saludables, especialmente de los ríos que fluyen libres, sin obstáculos, son:

- 2.000 millones de personas dependen directamente de los ríos para beber. 
- 500 millones viven en deltas que sólo pueden mantenerse con sedimentos que arrastran los ríos.
- El 25% de la producción mundial de alimentos depende del riego desde los ríos. 
- En los ríos se capturan al menos 12 millones de toneladas de pescado al año, fuente de alimento y el medio de vida de decenas de millones de personas. 

La presión creciente por la construcción de presas, el cambio climático, y la enorme demanda de agua para riego agrícola y para plantas hidroeléctricas está llevando a los ríos al límite. De hecho, según el último Informe Planeta Vivo de WWF, las poblaciones de especies de agua dulce cayeron un 81% entre 1970 y 2012, el mayor descenso de todos los grupos de animales vertebrados. 

El informe de WWF. 'Valorar los ríos", ofrece un nuevo marco para mejorar cómo las sociedades miden, valoran y promocionan los beneficios diversos de los ríos, y también propone soluciones para una mejor gestión. Una mejor política de precios del agua, que penalice su mal uso o contaminación, o una mejor cuantificación de los servicios de los ecosistemas, son formas de impulsar la gestión sostenible de los ríos. El informe pone también el foco en la importancia de la Gobernanza, y en el desarrollo de instituciones de gestión del agua eficaces. 

"Los ríos no son tuberías, y la pérdida de los muchos beneficios que nos ofrecen unos ríos vivos y en buen estado no pueden ser el daño colateral de un mal entendido desarrollo", comenta la responsable de Aguas y Agricultura de WWF España, Eva Hernández. "Existen soluciones para reconciliar el desarrollo económico sostenible con unos ríos vivos, si trabajamos con la naturaleza en vez de contra ella". 

Para Eva Hernández, "en España necesitamos un modelo de gestión del agua que nos aporte seguridad ante el desafío del cambio climático. Seguridad de que vamos a tener agua en el grifo, de que no perdemos nuestras playas o nuestra pesca, de que no se nos inundan los pueblos. Y eso no se consigue a fuerza de aumentar la oferta y la presión sobre los ríos y acuíferos. Hay que empezar a reducir la demanda y sobre todo, a cuidar nuestras fuentes de agua." 

WWF recuerda al Ministerio para la Transición Ecológica que unos ecosistemas sanos son la mejor y única garantía para contar con agua – y otros servicios - para asegurar nuestra calidad de vida y la conservación de la biodiversidad de nuestros ríos, humedales y deltas. 

Fuente WWF España