Ir al contenido principal

Los inviernos son más fríos en Siberia por el derretimiento de hielo en el Ártico

Zhang et al. 2018

Climatólogos estadounidenses han mostrado una relación entre el calentamiento en el Ártico y los inviernos más fríos en Siberia, aunque en el futuro, el cambio climático puede reducir este efecto a cero. El trabajo fue publicado en la revista Science Advances.

Los inviernos en Siberia en las últimas décadas se han vuelto más fríos a pesar del calentamiento en el Ártico, donde se ha registrado una reducción constante en el área de hielo. Algunos científicos explican esta paradoja con el cambio de la circulación atmosférica debido a la fusión del hielo en el Ártico, pero algunos modelos climáticos no apoyan esta hipótesis. Según otra versión, los inviernos más fríos son una manifestación de la variabilidad natural del clima.

Zhang Pengfei de la Universidad de Purdue en Indiana (EE.UU.), y sus colegas utilizaron un modelo de circulación general atmosférica avanzada (AGCM), que es una buena descripción del estado de la estratosfera de la Tierra. La simulación mostró que la disminución estacional de la capa de hielo en los mares de Barents y Kara, hace los inviernos en Siberia más fríos debido al debilitamiento del vórtice polar estratosférico sobre el Ártico, que se produce debido a la diferencia en el calentamiento de la superficie de la Tierra en los polos y en latitudes moderadas. 

Precisamente, el mecanismo estratosférico es clave para la formación del clima en Siberia y su invierno extremo, Sin él, los inviernos, según la simulación, serían mucho menos fríos. La anomalía fría resultante fue más pronunciada en Siberia que en Europa, y alcanza su máximo en diciembre y enero, desapareciendo en febrero. Aparte de la reducción general de la temperatura, la reducción en el área de hielo en los mares del Ártico dan una mayor probabilidad de frío extremo local.

Según los científicos, los datos de simulación concuerdan con las observaciones reales del clima y la circulación del aire en la región. Sus resultados también pueden mejorar las predicciones estacionales para la región.

Por lo general, el Ártico occidental tiene un clima relativamente estable durante el invierno; es el hogar de una región cuasi estacionaria de alta presión conocida como Beaufort High, que promueve los vientos anticiclónicos que viajan en el sentido de las agujas del reloj y mueven el hielo marino junto con él. Sin embargo, el Ártico oriental tiene un clima más dinámico donde los ciclones son un fenómeno de invierno común con tormentas que se mueven desde Groenlandia hacia Noruega y el mar de Barents.

Pero este último invierno, se ha producido un cambio importante en los patrones del viento del Ártico occidental y los cambios resultantes en el movimiento del hielo marino son indicadores posibles de un clima cambiante, según se desprende de un reciente artículo publicado en Geophysical Research Letters.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.